Detenidos 19 funcionarios de una cárcel de Puebla por el hallazgo del cadáver de un bebé de tres meses

El escalofriante caso del cadáver de un bebé encontrado en el penal de San Miguel después de haber sido exhumado de un cementerio en Iztapalapa ya tiene sus primeros responsables. Dos semanas después del hallazgo del cuerpo, la Fiscalía de Puebla ha informado este lunes de la detención de 19 funcionarios del centro penitenciario, que van desde custodios hasta directivos. Además, el gobernador del Estado, Miguel Barbosa, ha anunciado la destitución de Rogelio López como secretario de Seguridad Pública.

Los detenidos están relacionados con la introducción del cuerpo del menor de edad, ha indicado la Fiscalía, sin especificar sus nombres y cargos. “Los delitos por los que se investiga a las 19 personas, son: abuso de autoridad o incumplimiento de un deber; infracciones a las leyes y reglamentos sobre inhumaciones y exhumaciones; y encubrimiento”, ha detallado. A través de un comunicado, la dependencia ha resaltado que entre los aprehendidos se encuentran funcionarios de “niveles directivos”.

Ubicado en la capital del Estado, el penal de San Miguel ha sido escenario en los últimos días de la oscura realidad de las cárceles del país, donde el horror convive con la cotidianidad. Un bebé hallado muerto en el área de los basureros el pasado 10 de enero, según denunció un pasante, ha destapado una vez más la escalofriante corrupción e impunidad que reina en los centros penitenciarios.

El bebé, que ha sido identificado por sus padres como Tadeo, falleció el 5 de enero a causa de complicaciones intestinales y fue enterrado al día siguiente en el panteón San Nicolás Tolentino en Iztapalapa. No obstante, su cuerpo fue misteriosamente encontrado el 10 de enero en el interior del recinto de máxima seguridad.

Los padres de Tadeo sospecharon que se trataba de su hijo al enterarse en las noticias del hallazgo del cadáver de un bebé con una incisión en el abdomen similar a la del pequeño que había sido operado seis veces, por lo que decidieron acudir al panteón y descubrieron el saqueo en la tumba. Su denuncia llevó a la identificación del cuerpo, que este domingo ha sido enterrado por segunda vez en otro penal de la Ciudad de México, según informó la Fiscalía de la capital. Sin embargo, la familia ha recibido amenazas por las que han optado por el silencio, de acuerdo con la directora de la organización Reinserta, Saskia Niño de Rivera, quien confirmó el sábado la entrega del cuerpo a sus familiares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *