Filtraciones, pleitos con el presidente y la guerra contra el narco: el complejo paso de los embajadores de EE UU por México

Un nuevo libro arroja luz sobre facetas poco conocidas de la diplomacia estadounidense en el país, donde convergen lo político, lo privado y las crisis que se libran tras bambalinas

Felipe Calderón estaba muy enojado. El entonces presidente mexicano volaba rumbo a Argentina para encontrarse con Cristina Fernández de Kirchner, José Mujica, Rafael Correa, Juan Manuel Santos y otros mandatarios en la XX Cumbre Iberoamericana. Era diciembre de 2010 y uno de los principales objetivos del viaje era conseguir apoyos en Sudamérica para la COP16, que se celebraba en Cancún. Aunque iba apenas de camino, el plan parecía irse al traste. Calderón leía en EL PAÍS las primeras revelaciones de WikiLeaks, una filtración masiva de cables diplomáticos estadounidenses, en las que salían, una tras otra, declaraciones inconvenientes que él mismo había hecho sobre los jefes de Estado que en unas horas debía convencer.

En uno de los documentos más comprometedores se evidenciaba que Calderón había acudido a Estados Unidos para aislar a Hugo Chávez, se quejaba amargamente de injerencias en las últimas elecciones y alegaba vínculos con su principal rival político, Andrés Manuel López Obrador, el actual presidente. “[Calderón dijo que] Brasil [era] clave para frenar a Chávez, pero lamentó que el presidente Lula se haya mostrado reacio a hacerlo”, se lee en uno de los cables. La filtración dejaba desnudo al presidente: las dudas que había en Washington sobre su estilo de gobernar y su personalidad, los primeros fracasos de la guerra contra el narcotráfico, su preocupación por el giro de Latinoamérica hacia la izquierda. Antes del escándalo, el mandatario pidió a Carlos Pascual, el embajador de Estados Unidos, información sobre lo que iba a salir a la luz. Pascual, sin embargo, se negó: los documentos eran confidenciales y suponía romper las leyes de su país. La relación entre ambos pasaba una de sus horas más bajas. Así lo recoge Embajadores de Estados Unidos en México: Diplomacia de crisis y oportunidades, un nuevo libro editado por el Colegio de México y la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *