Los últimos días del fiscal Marcelo Pecci, asesinado en las playas de Colombia

La Policía ofrece hasta 12.000 dólares por información sobre los asesinos del fiscal que investigaba delicados casos de narcotráfico y crimen organizado en Paraguay.

Era su último día en el Caribe, el sexto después de llegar a Colombia a celebrar su luna de miel y el más feliz para la pareja recién casada: le anunciaban al mundo que serían padres. Sin embargo, en menos de dos horas, esa felicidad sublime se transformó en desasosiego y muerte. A las 10:30 de la mañana del 10 de mayo, el fiscal paraguayo Marcelo Pecci cayó sobre la arena blanca de la playa de Barú, una isla paradisiaca a 45 minutos de Cartagena de Indias. Dos sicarios aparecieron en una moto acuática y llegaron hasta la playa del hotel Decameron, donde se hospedaban Pecci y su esposa, Claudia Aguilera.

“Uno de los hombres se bajó y sin mediar palabra le disparó dos veces a Pecci, un impacto lo recibió en la cara y otro en la espalda”, narró la mujer al diario El Tiempo. Luego huyeron en la misma moto acuática. No está claro el momento, pero un vigilante de seguridad del hotel también fue disparado, aunque resultó ileso.

Los turistas, de una playa usualmente tranquila, se agolparon alrededor del cuerpo del fiscal y algunos intentaron subirlo a una camilla, pero ya estaba muerto. Entre sollozos, Aguilera se arrodilló junto al cuerpo de su esposo. La felicidad de su matrimonio, el 30 de abril pasado en Asunción, la luna de miel que tanto prepararon y el anuncio del bebé en camino, se desvanecieron.

El homicidio ha conmocionado a Paraguay y a Colombia, donde las autoridades policiales de ambos países, junto a funcionarios estadounidenses, tratan de encontrar las redes internacionales que participaron en el asesinato. Pecci era un fiscal especializado en narcotráfico y el hombre tras las investigaciones de los grandes casos de lavado de dinero y crimen organizado en el país del sur. Recientemente, había participado en el operativo Ultranza Py, contra el narcotráfico en ese país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *