Cuba vive un nuevo éxodo migratorio

En los últimos siete meses, cerca de 115.000 cubanos han entrado a EE UU de manera ilegal por la frontera mexicana.

Ay, mi hijo, esto es un drama, todo el que puede se va”, suelta una señora que espera su turno frente al Consulado de México en La Habana para solicitar un visado. Igual que todos los días laborables, un grupo numeroso de personas hace cola aquí después de haber pedido cita hace meses a través de la página web de la sede diplomática. En la pantalla de su móvil, un joven mira un vídeo de compatriotas suyos cruzando a nado el río Bravo al ritmo del reguetón de El campeón, de moda en la isla. Dice que uno de los autores de la canción, llamado el Kimiko, acaba de llegar a Estados Unidos por la frontera mexicana. “Ya él se bautizó”, comenta en la cola, cuando un funcionario llama al próximo por su nombre.

Como es prácticamente imposible conseguir cita en el consulado para una fecha cercana, algunos pagan cientos de dólares a no saben quién para que les adelanten la entrevista, sin garantía alguna de obtener el permiso de entrada. La “gestión”, fruto del desespero, se la han inventado unos espabilados y habitualmente acaba en timo. De eso habla azorada esta buena mujer mientras espera, confesando que si le conceden el viaje de turismo no piensa regresar: “Mis dos hijos se fueron hace un año con sus mujeres por Centroamérica. Ya están en Miami, donde acaba de nacer mi primer nieto. Mi madre y mi hermana salieron después del Periodo Especial, así que me he quedado sola”.

Miles, decenas de miles de personas como los familiares de esta señora, se han marchado del país en los últimos tiempos por diferentes vías. Pero ahora es distinto. Lo que se está viviendo es una verdadera estampida, se van los jóvenes, familias enteras, algunas de las cuales hasta han vendido la casa para costearse el viaje . Las autoridades aseguran que son muchos más los que se quedan y que EE UU manipula el asunto para dar una imagen de que en Cuba no se puede vivir. Pero el goteo no cesa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *