La Monumental de México ya no celebra corridas: un juez prohíbe el espectáculo por maltrato animal

La justicia determina que el sufrimiento del toro es incompatible con el derecho a un medio ambiente sano recogido en la Constitución.

La plaza de toros más grande del mundo tiene sus puertas cerradas por orden de un juez. No habrá más corridas en la Monumental mexicana hasta que los tribunales decidan y son varios los que van a emitir un dictamen que puede acabar con la fiesta taurina en uno de los países con mayor tradición. Los ataques a la tauromaquia están llegando por distintos frentes: medidas políticas en el Congreso, demandas judiciales de las asociaciones civiles y una última, más difícil de calibrar, la tradición de entonces ya no encuentra acomodo entre las nuevas generaciones.

El pasado 27 de mayo, un juez dictó suspensión provisional al espectáculo en la Plaza México, el gran coso de la capital, con cabida para 50.000 aficionados. La prohibición total llegó el pasado viernes: no habrá más corridas hasta que termine el proceso judicial y pueden pasar meses hasta que eso ocurra. El argumento sobre el que reflexionarán es el derecho a un medio ambiente sano, recogido en el artículo 4 de la Constitución mexicana, con base en el cual ha demandado la asociación civil Justicia Justa. Entienden que ese derecho queda vulnerado si se maltrata a los animales, seres sintientes cuya presencia en nuestra sociedad contribuye a una naturaleza saludable. Así lo explican y el juez les ha dado la razón con esa misma idea. “La sociedad se encuentra interesada en que se respete la integridad física y emocional de todos los animales porque son seres vivos que conforman los ecosistemas y, por consiguiente, contribuyen con servicios ambientales que resultan esenciales para el ser humano”, ha dicho el juez Jonathan Bass para argumentar la suspensión definitiva del espectáculo en la Monumental.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *