El caso contra Rosario Robles por delincuencia organizada y lavado de dinero se tambalea

La misma justicia que aceleró contra Rosario Robles al inicio del sexenio se ha acompasado en el último tiempo. La secretaria de Desarrollo Agrario y Desarrollo Social en el Gobierno de Enrique Peña Nieto (2012-2018) ha conseguido a través de un amparo la suspensión de la orden de aprehensión en su contra por la trama bautizada como la Estafa Maestra en la que se le acusa de delincuencia organizada y lavado de dinero. La Fiscalía General de la República (FGR) obtuvo la medida cautelar en 2020 pero, como contó Animal Político, nunca la ejecutó, y por lo tanto, no hubo oportunidad de comenzar el juicio.

Este último fallo judicial favorable a Robles, que lleva ya tres años en prisión, ha suspendido la orden —aunque sigue de momento vigente— hasta que se analice el fondo del asunto.


Robles enfrenta por el mismo caso, el desvío de las arcas públicas de más de 5.000 millones de pesos —unos 250 millones de dólares—, dos acusaciones diferentes, algo prohibido por la legislación en México. Por un lado está el caso en que se le imputa el delito de ejercicio indebido del servicio público en su modalidad de omisión. Hasta el momento esa es la causa que más ha avanzado, y la que le llevó a la cárcel en agosto de 2019. Sin embargo, en el último tiempo se ha ralentizado y estancado en los tribunales. Los últimos meses no ha sido más que un sinfín de idas y vueltas sobre la medida de prisión preventiva que la ha mantenido encerrada por más tiempo del que dicta la ley, que dice que solo debe extenderse por dos años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *