Dinamarca y Suecia alertan de varias fugas en los gasoductos rusos Nord Stream 1 y 2

Las canalizaciones, por las que actualmente no se estaba bombeando gas, han sufrido caídas de presión sin que se conozca la causa. La operadora afirma que los daños causados “no tienen precedentes” y el Kremlin no descarta “un sabotaje”.

Varias fugas detectadas en los gasoductos rusos Nord Stream 1 y 2, que discurren en paralelo por el lecho del mar Báltico entre la costa rusa y la alemana, mantienen en alerta a las autoridades alemanas y a las de Dinamarca y Suecia, por cuyas aguas territoriales pasan las canalizaciones. La Dirección General de Energía de Dinamarca ha declarado este martes la emergencia en los sectores eléctrico y gasístico y ha establecido una zona de seguridad como medida de precaución. La navegación está restringida en la zona. Por el momento, se desconoce la causa de las fugas. La operadora de los gasoductos, Nord Stream AG, con sede en Suiza, ha manifestado que los daños sufridos “no tienen precedentes”.

Aunque ambos tubos están cerrados y sin funcionamiento, están llenos de gas, que debe mantenerse a una presión constante. El lunes por la tarde se detectó una extraña caída de presión en el Nord Stream 2, un gasoducto nuevo y de mayor capacidad que el Nord Stream 1, que Alemania no llegó a poner en marcha. De una presión habitual de 105 bares, bajó de golpe a siete. Horas después se confirmó que existía una fuga, situada al sureste de la isla danesa de Bornholm.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *