México crece un 1% en el segundo trimestre del año

Transeúntes se encuentran en la calle Francisco I. Madero de Ciudad de México, el 29 de junio de 2022. La inflación en México llega a 7,68% en junio, su mayor nivel desde enero de 2001.

La economía mexicana no se deja amilanar por el entorno económico sombrío. El país creció un 1% en el segundo trimestre del año, según cifras preliminares publicadas este viernes por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Se suma al crecimiento de 1% reportado durante el primer trimestre. Los datos, aunque modestos, muestran que la economía del país latinoamericano avanza, pese a la inflación y a la recesión técnica que se registra en Estados Unidos, su principal socio comercial.

El sector que lideró el crecimiento de abril a junio es el de los servicios, con un 1% respecto al trimestre anterior, seguido muy de cerca por la industria y el sector agropecuario, ambos con un 0,9%. Si se compara con el mismo periodo del año pasado, la industria es la que más terreno ganó, con un 3,3%. A tasa anual, las actividades agropecuarias reportaron un avance del 1,4% y el sector servicios, uno del 1%.

Este crecimiento modesto se da en medio de un panorama económico complicado. Tras superar la pandemia, México se enfrenta ahora a la inflación. Pese al plan contra el encarecimiento de precios del Gobierno y las continuas subidas en las tasas de interés por parte del Banco de México, la inflación cerró junio a una tasa del 7,9% y superó en la primera mitad de julio la barrera del 8%, su mayor nivel desde enero de 2001.

Con todo, México ha tenido un mejor inicio de año que EE UU. El país norteamericano se contrajo un 0,4% en el primer trimestre y un 0,2% en el segundo. Dos años después de salir de una recesión provocada por la covid-19, los datos de dos trimestres consecutivos de retrocesos indican que Estados Unidos ha vuelto a caer en una, al menos desde un punto de vista técnico. Frente a una inflación galopante, la Reserva Federal ha reaccionado con subidas históricas en las tasas de interés, la última de 0,75%.

Las revisiones continuas en las proyecciones de crecimiento reflejan la incertidumbre en el panorama económico. El FMI estimó recientemente que México crecería un 2,4% en 2022, cuatro décimas más que en su proyección anterior. En su informe, el Fondo destacó “una recuperación más robusta en las grandes economías” de América Latina. Por el contrario, la OCDE rebajó en junio sus previsiones para este año, de 2,3% al 1,9%.

Lo que parece claro, si se atiende a las proyecciones, es que México no logrará recuperar sus niveles de actividad anteriores a la pandemia hasta 2023. Es decir, le habrá llevado dos años reponerse del desplome del 8,2% en el PIB que encajó en 2020, la peor caída desde los años 30. Para 2023, el FMI y la OCDE esperan que la economía crezca un 1,2% y un 2,1%, respectivamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *