La Fiscalía de Jalisco insinúa que Luz Raquel Padilla murió tras prenderse fuego

La investigación sobre las causas por las que Luz Raquel Padilla ardió en llamas y murió ha dado un giro de 180 grados. La Fiscalía ha abierto una nueva línea de investigación sobre la muerte de la mujer, de 35 años, que falleció el pasado 19 de julio tras sufrir quemaduras por alcohol en el 90% de su cuerpo en Zapopan, Jalisco. En un inicio, las primeras versiones apuntaban a que la víctima había sido quemada por un grupo de atacantes en un parque debido a un supuesto conflicto vecinal, relacionado con las crisis de autismo que padecía el hijo de Padilla y que presuntamente molestaban a su vecino. Sin embargo, este martes el fiscal del Estado, Joaquín Méndez, ha desmontado poco a poco esta primera línea de investigación, apuntando a que el fallecimiento pudo tratarse de un posible acto de autoagresión. Méndez ha aportado una serie de datos sobre las actividades de la víctima el día del ataque, sin dar una explicación consistente sobre por qué la Fiscalía sugiere que Padilla se quemó a lo bonzo.

De acuerdo con las investigaciones de la Fiscalía de Jalisco, Padilla compró dos botellas de alcohol de 500 mililitros y el encendedor con el que supuestamente se quemó la noche del sábado. “Nosotros logramos determinar que una de las botellas de alcohol que aparecen ahí en la escena es una de las que fue vendida a Luz Raquel”, declaró el fiscal. La dependencia también señaló que cuentan con una entrevista de la persona que presuntamente le vendió el encendedor que fue encontrado en la zona donde los paramédicos hallaron a la víctima con quemaduras.

Aunque en la comparecencia de prensa, el fiscal insistió en que no se busca revictimizar a Padilla deslizó ante los medios de comunicación la versión de que ella pudo haber sido quien hizo las pintas amenazantes en su propio domicilio y que luego subió a sus redes sociales. El fiscal también presentó imágenes donde se observa supuestamente a la mujer manipulando las cámaras de vigilancia ubicadas en los pasillos del edificio donde vivía.

Según estas nuevas pesquisas de la dependencia, entre Padilla y el presunto vecino que la amenazaba desde mayo pasado y sobre el que presentó una denuncia por lesiones y amenazas –quien se encuentra detenido por estas primeras acusaciones– la familia del ahora acusado colocó cámaras de seguridad en las escaleras y en su puerta principal, que apuntaban a la puerta de Luz Raquel. La Fiscalía difundió este martes imágenes de esas cámaras, en una de ellas, se ve a una persona, presuntamente a la víctima, en la puerta de su casa, con un objeto en llamas que luego arroja.

El fiscal detalló también que los padres del vecino habían presentado dos denuncias en contra de la mujer de 35 años. “Toda esta información no tiene ninguna otra finalidad más que arribar precisamente a la verdad de los hechos, la intención jamás es ni victimizar ni revictimizar ni mucho menos criminalizar a nadie, ni a Luz Raquel y obviamente a la persona que en su momento esté detenida”, señaló el Fiscal.

Las indagatorias de la Fiscalía refieren que tras quemarse, Padilla fue auxiliada por cuatro personas, dos de ellos identificados por las autoridades, quienes han declarado que la mujer pedía ayuda y aseguraba que se había quemado. Las autoridades jaliscienses aún buscan a los otros dos individuos para completar la versión de auxilio de ese primer momento en que la mujer sufrió quemaduras en más del 90% de su cuerpo, lesiones que la llevaron a su muerte tres días después.

El vecino de Luz Raquel Padilla es vinculado a proceso por lesiones y amenazas

Tras ocho horas de audiencia, un tribunal del Estado de Jalisco vinculó a proceso al vecino de Luz Raquel Padilla por lesiones, amenazas y delitos contra la dignidad tras una denuncia que la mujer de 35 años había presentado en mayo pasado. La jueza Karina Rivas encontró elementos suficientes para abrir un proceso en su contra y dictarle prisión preventiva por un mes.

De acuerdo con medios locales, Ricardo Pulido Muñoz, abogado del vinculado a proceso, explicó que su cliente está deprimido tras la decisión judicial, pero que esta orden no tiene nada que ver con la investigación por supuesto feminicidio que corre en paralelo tras la muerte de Luz Raquel Padilla el pasado 16 de julio. Las medidas cautelares del implicado se volverán a revisar en un plazo de tres semanas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *