Pelosi desafía las amenazas chinas con su llegada a Taiwán

U.S. House of Representatives Speaker Nancy Pelosi waves after attending a meeting with Malaysia's Parliament Speaker Azhar Azizan Harun at Malaysian Houses of Parliament in Kuala Lumpur, Malaysia, August 2, 2022. Malaysian Department of Information/Nazri Rapaai/Handout via REUTERS ATTENTION EDITORS - THIS IMAGE HAS BEEN SUPPLIED BY A THIRD PARTY. MANDATORY CREDIT NO RESALES. NO ARCHIVES

Nancy Pelosi ha hecho caso omiso a las amenazas de China y a los consejos del propio Gobierno estadounidense. La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos ha cumplido con su plan inicial y ha aterrizado este martes en Taiwán pasadas las 22.40 (hora local, las 16.40 de la España peninsular). La visita, que pese a no haber sido confirmada oficialmente forma parte de su gira iniciada el lunes por Asia-Pacífico, enfurecerá a Pekín y empeorará las ya muy deterioradas relaciones entre las dos principales potencias mundiales.

“La visita de nuestra delegación honra el compromiso inquebrantable de EE UU con la vibrante democracia taiwanesa”, ha tuiteado la política demócrata pocos minutos después de aterrizar. “La solidaridad americana con los 23 millones de taiwaneses es más importante hoy que nunca, en un momento en el que el mundo se divide entre la autocracia y la democracia”, ha agregado en la misma red social.

A ambas orillas del estrecho de Formosa se ha aumentado durante toda la jornada el despliegue de efectivos ante la llegada de Pelosi a la isla. Según ha alertado el Canal de Transmisión del Espacio Aéreo del Sureste de Taiwán, un avión del Ejército chino incursionó en la zona de defensa aérea de Taiwán sobre las 21.30 (hora local). El país había anunciado en la mañana del lunes un aumento de las maniobras militares en las inmediaciones de la isla.

El Ministerio de Exteriores chino ha emitido un extenso comunicado en el que condena la visita, la cual “envía un mensaje erróneo sobre la independencia de Taiwán a las fuerzas separatistas”. En su misiva, la Cancillería reitera que “solo hay una China en el mundo, y Taiwán es parte inalienable de ella” y que “el único Gobierno legítimo es el de la República Popular China”. El país enfatiza que el culpable del aumento de las tensiones y los desafíos en el estrecho son las autoridades taiwanesas y estadounidenses por “cambiar constantemente el estatus quo”. “Completar la reunificación de la patria es una aspiración común de los 1.400 millones de chinos y un deber de todos los hijos e hijas chinos.” La agencia estatal Xinhua ha anunciado que Pekín llevará a cabo ejercicios más militares con fuego real en las inmediaciones de toda la isla, del 4 al 7 de agosto.

Para recibir a la delegación de congresistas se ha proyectado en la fachada del Taipei 101, el edificio más alto de Taiwán, el mensaje en chino y en inglés “Presidenta Pelosi, bienvenida a Taiwán. Gracias. TW quiere a EE UU”, según ha retransmitido en directo la cadena de televisión TVBS.

La política demócrata, con fama de ingobernable y conocida por su dureza ante el régimen chino, se reunirá en la mañana del miércoles con la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, un encuentro que tiene todas las papeletas para desatar la ira de los líderes chinos. Por la tarde, la legisladora de 82 años planea reunirse con un grupo de activistas muy crítico con el historial de China en materia de derechos humanos.

Antes de que Pelosi aterrizara en Taipéi, la Administración de Seguridad Marítima china había anunciado nuevas maniobras militares en el mar del Sur de China —cerca del estrecho de Formosa— y en la bahía de Bohai (en el norte) para los próximos días. Aunque las autoridades chinas afirman que estos ejercicios forman parte de la conmemoración del 95º aniversario de la fundación del Ejército Popular de Liberación, celebrado el lunes, en Taiwán temían que estuvieran relacionados con la visita de Pelosi. Pese a la férrea oposición de Pekín a este viaje, fuentes de la Casa Blanca confirmaron el lunes que la delegación de congresistas estadounidenses aterrizaría este martes en la isla autogobernada que China considera parte de su territorio. Ante el aumento de la presencia militar del gigante asiático en las inmediaciones de Taiwán, el Ministerio de Defensa taiwanés ha advertido de que enviará refuerzos a la línea divisoria del estrecho de Formosa para disuadir las “amenazas enemigas”. La isla ha elevado también su nivel de alerta militar

El Ministerio de Exteriores de China reiteró la respuesta con “medidas contundentes” si la legisladora demócrata ponía un pie en la isla. Las redes sociales de la nación más poblada del planeta están plagadas de mensajes nacionalistas. Este martes, circulan en ellas infinidad de vídeos y fotos de vehículos del Ejército chino que están siendo trasladados a la ciudad meridional de Xiamen, situada a unos 300 kilómetros frente a Taiwán, y donde se ubica una base militar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *