Verónica Castro demandará por daño moral y violencia digital a quienes la acusan de acoso a menores

MEXICO CITY, MEXICO - DECEMBER 14: Verónica Castro smiles during a press conference to promote the film "Dime cuando tú" at Stara Hotel on December 14, 2020 in Mexico City, Mexico. (Photo by Adrián Monroy/Medios y Media/Getty Images)

Un par de comunicadores señalaron a la actriz por unas supuestas conversaciones que tuvo con un grupo de fans a través de Zoom.

Verónica Castro, reina añeja de la telenovela mexicana, tomará acciones legales por el daño moral y la violencia digital y mediática sufrida después de las acusaciones de presunto acoso a menores de edad que fueron lanzadas contra ella. A principios de octubre, el youtuber Jorge Carbajal destapó en su programa unas supuestas conversaciones como prueba del acercamiento de la actriz con varias mujeres menores de edad, y dichas acusaciones fueron difundidas además por periodistas como Gustavo Adolfo Infante. “La información falsamente difundida y manipulada afecta también a los derechos de los adolescentes menores de edad, a los que Verónica Castro reitera su apoyo. En todo momento actuaremos con perspectiva de infancia y de género, en tutela del interés de la niñez y adolescencia de la mano de dichos adolescentes y sus familias”, asegura el comunicado.

Durante un tiempo, la actriz estuvo conversando por internet con un grupo de ocho jóvenes fans, con las que intercambiaba regalos, impresiones y hasta videollamadas por la aplicación Zoom. “La señora Castro reconoce que cometió un error: pecar de ingenuidad al confiar en que no habría dentro de este grupo de seguidoras que le expresaban afecto y admiración, ninguna agenda oculta para hacerle daño”, expresó en la nota el despacho que la representa.

“Dichas notas y publicaciones tergiversan la realidad y hacen falsas y muy graves acusaciones”, exponen los abogados de la actriz que, después de años alejada de las cámaras, apareció en 2018 en la famosa serie de Netflix La casa de las flores, donde interpreta el rol de madre de familia de clase alta, infiel y drogadicta, muy alejada de los roles de mujeres sufridas y marginales que interpretó en su época dorada. “La señora Castro no cometió delito alguno”, continúa el comunicado, en el que se asegura que se emprenderán acciones legales contra los que emitieron las acusaciones contra ella.

Después de las acusaciones de acoso, Castro, que cumplió 70 años hace apenas unos días, decidió dejar las redes sociales hasta que Jorge Carbajal y Gustavo Adolfo Infante, que según ella fueron los principales personajes que difundieron esta noticia, la pidieran disculpas “por sus agresiones, mentiras y faltas de respeto” hacia su persona, escribió entonces en su cuenta de Twitter.

El conflicto está lleno de claroscuros. A raíz de la serie La casa de las flores y la vuelta a los cines y plataformas digitales de la telenovela de los ochenta Rosa salvaje, Verónica Castro comienza a recibir una atención renovada, a la que no estaba acostumbrada. Sus redes sociales se llenan de mensajes de una nueva ola de seguidores mucho más jóvenes que la miran con ojos fascinados. Según cuenta el periodista especialista en espectáculos Jorge Carvajal, la actriz realizaba videollamadas hasta altas horas de la noche con algunas de estas fans, todas menores de edad, en las que, según él, trataban temas de índole sexual o de los problemas que las niñas tenían con sus padres. Ella, por el contrario, asegura que los padres estaban presentes y conocían las conversaciones que sus hijas tenían con la actriz.

En las videollamadas filtradas a la prensa se puede ver a Castro en la cama, con la cabeza apoyada en la almohada, hablando alegremente con las niñas sobre el frío que hacía esa noche o el cumpleaños de la hermana de una, que aparece en la videollamada interactuando también con el resto. Varios padres y madres de las familias han salido en defensa de la actriz, y algunas de las niñas han acusado a dos de ellas, que fueron echadas del grupo exclusivo que compartían por intentar manipular a la actriz. En el programa de prensa rosa Ventaneando, Castro se defendió de las acusaciones y cargó contra una de las niñas, que ella cree que es la que ha sido manipulada para generar este conflicto. “Es un ser humano muy necesitado de amor, la siento desubicada y hace malosidades”, dijo con respecto a la chica. También aseguró que “hay un ser de obscuridad detrás de esta polémica”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *