Tepito se organiza para que los murales del barrio no desaparezcan

Un hombre mira los murales del colectivo Tepito Arte Acá en la unidad habitacional "Los Palomares", el 14 de noviembre del 2022.

Un colectivo de vecinos y artistas trabaja desde hace un año para evitar que las autoridades borren pinturas con arraigo en la colonia.

Hace casi un año, la alcaldesa de Cuauhtémoc, Sandra Cuevas, inauguró en un rincón de Tepito, entre bloques de unidades habitacionales, un mural que ella llamó Tepiteños Ilustres en el Tiempo. Un relieve sin color que en la esquina lleva la firma de su gestión. “El Barrio Bravo de Tepito es herencia viva. Por ese motivo inauguré el mural. Seguiremos haciendo lo que otros dicen que no se podía hacer: ¡Transformando ideas y rompiendo esquemas!”, escribió en Twitter. Pero ahí ya había un mural, recuerdan los vecinos, que había sido pintado por artistas y niños de este barrio. Desde entonces, se han organizado para presentar quejas a la Alcaldía, juntar firmas y evitar que se sigan borrando pinturas que llevan allí años.

“Es un mural que había visto desde que tengo memoria”, dice Arlen Rodríguez, de 20 años. Se refiere a la pintura que fue tapada por el relieve Tepiteños Ilustres en el Tiempo. Un día, cuando salió de su casa, la obra había desaparecido. Era diciembre de 2021. Poco después otros dos murales fueron borrados y esa pared quedó blanca. Rodríguez decidió entonces organizar un grupo al que llamó Tepito Zona de Arte y que reúne a más de 10 colectivos del barrio. Porque el barrio en el que vive, donde opera uno de los principales carteles de droga de Ciudad de México, la Unión Tepito, es más que eso, avisa. “Dicen que es una zona roja, pero es una zona de arte. Tenemos una cultura inmensa”, señala Rodríguez.

La joven, estudiante de Derecho, recita de memoria y casi sin respirar la frase que había escrita en el primer mural borrado: “El arte nos enseña que todos los humanos somos iguales; por esto los humanos debemos estar con todos, no contra todos”. La reflexión es atribuida al muralista Daniel Manrique, fundador del movimiento Arte Acá, que en la década de los setenta llenó de pinturas el barrio. El padre de Rodríguez le hacía leer la frase cada vez que pasaban por allí. “Me decía léelo y léelo y léelo. Léelo y compréndelo: el hecho de que tu veas algo diferente, o que para ti sea distinto, no quiere decir que está mal”, cuenta Rodríguez, y continúa: “La diversidad es muy positiva, no es algo malo, como lo ve Sandra Cuevas”.

La alcaldesa de Cuauhtémoc gobierna una alcaldía de casi 550.000 habitantes desde 2021. Llegó al poder al frente de una alianza del PRI, el PAN y el PRD. En un año ha sido el centro de varias polémicas. Por un caso de agresión a policías. Por el incumplimiento de una sentencia que ordena la demolición de un local de la colonia Juárez. Por el cierre temporal de un centro deportivo, lo que desembocó en una destitución por supuesto “abuso de funciones”. Ella ha rechazado las críticas y ha atribuido los escándalos a un complot de sus rivales, encabezados por la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *