Arranca ‘Original’, la pasarela mexicana contra la apropiación cultural indebida

“Hace miles de años cuentan que las deidades que residen en el cielo se reunieron y enviaron a un inquieto joven llamado Curicaveri a reinar y conquistar toda la tierra”. La poeta Rubí Huerta leyó las primeras líneas de su cuento Kuerhajpiriecha y sobre la pasarela aparecieron tres danzantes con mascaras cabezonas de bocas gigantes, ojos amarillos y cuernos torneados. Detrás venían los modelos: mujeres, hombres, personas no binarias, jóvenes, adultos desfilaron vestidos con diseños creados por artesanos mexicanos de diferentes comunidades del país. “Curicaveri descendió y se hizo presente en el fuego, como espíritus que moran con los animales del monte y los lagos”, continuó la poeta. Así inició este jueves la segunda edición de Original, el evento que organiza la Secretaría de Cultura de México para impulsar las creaciones de artesanos locales.

El encuentro de arte textil quedó inaugurado tras la primera de las siete pasarelas que habrá hasta el domingo 20 de noviembre y que son de acceso gratuito. A partir de este viernes, se realizarán dos pasarelas por día a las 17.00 y a las 19.00. La cita es en Los Pinos, la antigua residencia presidencial que Andrés Manuel López Obrador convirtió en centro cultural cuando inició su mandato en 2018. El encuentro tuvo su primera edición en 2021 y los organizadores aseguran que este año se celebra “fortalecido” con la participación de más artesaron y con la incorporación de 12.000 metros cuadrados destinados a espacios de venta y exhibición.

Todas las pasarelas han sido inspiradas en el cuento de Huerta, Kuerhajpiriecha, que en castellano quiere decir Dioses engendradores y que fue creado especialmente para Original. El texto narra las andanzas de Curicaveri, un joven enviado por los dioses a conquistar la Tierra. “Curicaveri”, leyó este jueves la autora desde la pasarela, “comenzó a poblar con plantas que ofrecen sus semillas y con flores para recrear su vista y obtener colores para teñir las mantas con las que habría de cubrirse”. “Algo que siempre me llamó la atención, desde pequeña, es este oficio del bordado, de tejer, una tradición ancestral que se nos enseña a las mujeres. Siempre me hacía la pregunta: ¿por qué lo hacemos?”, contó antes de la inauguración la poeta a EL PAÍS. La autora concibió la historia como un “telar de ideas” entretejidas para narrar “la historia del todo”.

La luz se volvió azul sobre el escenario y después amarilla; sonaron tambores en vivo y el aire se hizo cada vez más fresco. Por el escenario, desfilaron personas vistiendo huipiles, guayaberas, vestidos bordados o rebozos tejidos con telar de cintura diseñados por creadores de diferentes Estados. Este jueves, presentaron sus obras una veintena de artesanos de Chiapas, Michoacán, Oaxaca, Chihuahua, Estado de México y Guerrero. En total, durante los cuatro días que dura el encuentro, se mostrarán piezas de 179 creadores mexicanos y de artesanos invitados de Argentina, Bolivia, Colombia, Canadá, Costa de Marfil, Palestina o Perú.

“Eso es lo que estamos celebrando aquí: la diversidad cultural mexicana, que es nuestra mayor riqueza”, dijo la secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, que encabezó el acto inaugural y vio el desfile desde la primera fila. “Con un hilo se puede coser una herida, también se puede bordar una profunda esperanza y de eso está hecho este espacio”, dijo en su discurso. “Esta riqueza cultural que mostramos por parte de sus creadores en ocasiones ha sido presa de voraces personajes que se la han apropiado con el único propósito de hacer dinero”, criticó, y luego pidió: “Vistamos con dignidad, compremos original y nunca jamás regateemos a un artesano”.

Desde que asumió el cargo al frente de la dependencia, Frausto ha impulsado acciones para combatir la apropiación cultural indebida en la industria de la moda. Original es uno de los ejes de esa estrategia. La secretaria ha enviado cartas de protesta a marcas como Zara, Mango, Levi’s, Oysho, Shein, Nike, Rapsodia, Louis Vuitton, Isabel Marant o Carolina Herrera criticando la copia de creaciones de comunidades indígenas de México. Este jueves, en su discurso, aclaró: “No estamos cerrados al mundo, a las colaboraciones éticas, a la posible cocreación. Pero quienes debe decidir eso siempre son los protagonistas creadores de toda esta riqueza”.

Cuando empezaban a caer las primeras gotas, les tocó desfilar también a los cradores. “La artesanía profesional”, había dicho la cradora Angélica Cosío Castelar antes del comienzo del desfile, “es el rescate de nuestra identidad”. “Son saberes que nuestros ancestros nos han dejado. También es el valor de reunirnos con nuestros hijos, de acercarnos, más allá de lo económico, que para muchos de nosotros es una trabajo, un sustento para nuestras familias”. La lluvia aguantó hasta que el desfile terminó y los artesanos volvieron a sus puestos. “Los invito para que me vengan a comprar”, había sugerido una de las creadoras, y el público la escuchó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *