Muere un primo de una de las fundadoras de Black Lives Matter en una acción policial

Kennanonmigo lo mismo que con George Floyd”, el ciudadano cuya muerte por asfixia por exceso de fuerza policial desencadenó una oleada de protestas por todo Estados Unidos en 2020 y el nacimiento de Black Lives Matter.

Tras quedar finalmente detenido, Anderson fue trasladado a un hospital, donde entró en parada cardiaca y falleció, unas cuatro horas y media después de haber recibido las descargas. La Policía indica en los vídeos que un análisis toxicológico preliminar dio positivo de marihuana y cocaína en muestras de sangre del maestro, aunque se espera que los forenses lleven a cabo sus propias pruebas independientes.

“Mi primo murió a manos de la Policía de Los Ángeles”, ha declarado en Instagram Patrisse Cullor, “mi primo tendría que estar vivo ahora mismo. Todas las víctimas de una acción policial tendrían que estar vivas ahora mismo”.

Anderson, que residía en Washington e impartía clases en una escuela de enseñanza primaria en la capital estadounidense, se encontraba en Los Ángeles para visitar a familiares. La suya es la tercera muerte en intervenciones de la Policía de la ciudad californiana en lo que va de año, tras los fallecimientos por disparos de Takar Smith, de 45 años, y Oscar Sánchez, de 35.

“Nuestra comunidad está de luto. Pero también estamos furiosos. Furiosos porque, de nuevo, un miembro conocido, querido y respetado de nuestra comunidad ya no está con nosotros. Furiosos porque otra alma negra hermosa y llena de talento se ha ido demasiado pronto”, ha declarado Mashea Ashton, la directora de la escuela donde enseñaba Anderson, en un comunicado citado por la cadena de televisión CNN.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *